Títulos para la educación “Kimera” ahora libres bajo Creative Commons

mi-mundo-kimeraEn los años 80 Colombia se asomaba tímidamente a la revolución tecnológica que supuso, entre otros, la comercialización de computadoras personales en todo el mundo y que serviría de antesala a la aparición de la web 2.0 en los años 90. Basta recordar el famoso comercial de televisión con el que Apple presentó su computadora Macintosh en 1984, para que nos demos una idea sobre el ambiente de innovación que se vivía en la época.

Mientras esto ocurría, un grupo de personas interesadas en la apropiación de tecnologías para la educación desarrollaron en nuestro país, recursos educativos para preescolar, primaria y secundaria bajo la marca KIMERA.

Inicialmente, los recursos estaban soportados en disquetes, aquellos discos magnéticos desde los que se podían ejecutar programas, así como almacenar y trasladar datos e información (tal y como lo hacemos hoy con las USB) y posteriormente en los populares CD ROM, que en el caso de KIMERA sirvieron para guardar multimedia, textos interactivos y material de referencia.

Sin embargo, fue la misma revolución tecnológica la que condujo hacia una temprana obsolescencia a muchos de estos soportes y condenó a los recursos que ahí se almacenaban a permanecer lejos de las aulas y de otros espacios de enseñanza, como bibliotecas y hogares, pues no podían ejecutarse en los nuevos sistemas operativos.

La buena noticia es que los derechos sobre los materiales de KIMERA pertenecen hoy a la Fundación Karisma, y por esohemos decidido liberarlos en la web bajo la licencia Creative Commons Atribución-Compartir Igual 2.5. dado que aún son vigentes y pueden aportar al ecosistema de recursos educativos abiertos del país.

La circulación de los recursos de Kimera bajo esta licencia permitirá a cualquier persona remezclar, retocar, y crear a partir de esta obra,   incluso con fines comerciales, siempre y cuando de crédito al autor, en este caso Kimera y las personas que aparezcan como autoras y licencie las nuevas creaciones bajo estas mismas condiciones. Vale anotar que no solo se podrá utilizar el programa como tal, sino que se podrán utilizar los diferentes recursos contenidos en cada título como imágenes, audios, textos, videos etc.

¿Dónde se encuentran los recursos KIMERA?

Puedes encontrarlos en archive.org  y en http://kimera.com/Multimedia.html

Quema un CD con ellos y ejecútalo desde tu computador.

*Ten en cuenta que por los cambios que ha sufrido Windows pueden presentarse problemas en versiones posteriores a XP instalados en 64 bits.

¡Ayúdanos a que Liberen la cultura!

Liberen_la_Cultura_TonalaColombia debe modificar su ley de derecho de autor para cumplir el tratado de libre comercio con Estados Unidos y por eso hemos visto desfilar varios intententos de reforma conocidos como #LeyLleras. Creemos que la implementación del TLC puede ser una oportunidad para equilibrar el derecho de autor frente a otros derechos como el derecho al acceso al conocimiento, a la cultura y a la libertad de expresión.

Queremos invitarles a conocer una serie de videos cortos llamados “Liberen la cultura”, que muestran distintas situaciones en donde se hace evidente la necesidad de tener “usos justos” en Colombia y, el documental Freenet que anima a los ciudadanos y ciudadanas a pensar en sus libertades en la red como un llamado a que ampliemos nuestra visión frente al estado actual de nuestros derechos en la red. Acompáñanos a disfrutar de estas proyecciones y a charlar sobre el tema y campañas de acción a las que puedes unirte mientras compartimos algunas delicias del restaurante de Cine Tonalá. ¡Asiste, difunde, ayúdanos a liberar la cultura!

Fecha: 13 de julio de 2016

Lugar: Cine Tonalá

Sala Kubrick

Hora: 7PM

Proyección – Charla – Pasabocas y aguas frescas 

Carta de apoyo a la campaña “Derecho a estudiar”

zapatosCC

Los abajo firmantes somos capítulos Creative Commons (CC) afiliados y miembros de la comunidad que gira en torno al licenciamiento libre que propone CC, y en esa calidad rechazamos las imágenes con las que la campaña “Derecho a Trabajar” que nace como reacción a la campaña Derecho a Estudiar, pretende desinformar al público sobre el proyecto y las licencias CC.

Derecho a estudiar es una campaña uruguaya, que aporta elementos para el debate del proyecto de ley que impulsa la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay  sobre el acceso a la cultura y a materiales de estudio. Dicho proyecto busca actualizar la ley de derecho de autor a las prácticas de acceso a la cultura y a la educación del siglo XXI, incluyendo, entre otras cosas, excepciones básicas para poder utilizar materiales con fines educativos o de investigación, para permitir las copias personales, y para que las bibliotecas y otras instituciones culturales puedan realizar su misión sin peligros legales. Todos los elementos del proyecto de ley están basados en disposiciones vigentes en decenas de países. En resumen, es una campaña por el acceso al conocimiento y la cultura, que tiene en cuenta las dinámicas del ecosistema digital.

Queremos referirnos y rechazar enfáticamente la imagen, y su pie de foto, circulada en redes la semana pasada, que muestra a las licencias CC como aquellas que están “aplastando el derecho de autor”. Dicha imagen es un lamentable intento por tergiversar el propósito del proyecto, la función de CC y el rol de las licencias, además de evidenciar un total desconocimiento sobre Creative Commons.

Creative Commons es un proyecto internacional que tiene como propósito fortalecer a los creadores para que sean ellos quienes definan los términos en que sus obras pueden ser usadas, qué derechos desean entregar y en qué condiciones lo harán. Este sistema no está pensado como un enemigo del derecho de autor. Recordemos que en la campaña de Derecho a trabajar se afirma: “Estamos convencidos que detrás de la noble posición de los estudiantes de facilitar el acceso a los materiales de estudio existen reconocidas figuras de movimientos anti derechos de autor” e inmediatamente nombran a CC como una organización con tal fin. A esta mentira, respondemos que las licencias Creative Commons están basadas en el derecho de autor y son una legítima expresión de éste. Más aún, las licencias CC suponen un ejercicio consciente de los derechos por parte de los propios autores, quienes eligen compartir usos con su público bajo diferentes condiciones.

Resulta peligroso e irresponsable basar una campaña en frases que carecen de verdad y que además rayan en un tipo de discurso de odio. Debemos tener en cuenta que si el paradigma del sistema tradicional del derecho de autor es “Todos los derechos reservados”, para las licencias CC es “Algunos derechos reservados”. Si en el sistema tradicional del derecho de autor el principio es que toda utilización de una obra debe tener un permiso expreso del titular de los derechos de autor, para las licencias CC el principio es el de la libertad creativa.

Con CC no se trata de quién pisa a quién, sino de qué zapatos elige cada uno para caminar. No se trata de “la muerte del autor”, se trata precisamente de entender los nuevos paradigmas que plantea la era digital, y es que como dice Carolina Botero, reconocida activista de la cultura digital: “¿A quién se hace más daño cuando no circula información científica durante años? ¿Al autor? ¿Al país?” La misma pregunta la podemos hacer en el caso de la cultura: ¿a quién se hace más daño cuando las obras creativas y educativas permanecen amarradas a barreras que impiden su acceso? ¿A quién se hace más daño cuando se tergiversa el discurso de la libertad que respaldan miles de personas en todo el mundo?

Finalmente, el espacio de las políticas públicas sin duda está poblado de intereses. Si se analiza la historia de Creative Commons se puede apreciar que se ha identificado con los objetivos del acceso al conocimiento y la cultura, con la idea de ajustar el derecho de autor a la realidad tecnológica para facilitar esa posibilidad de acceso. Estos objetivos concuerdan con los lineamientos brindados por la relatoría de derechos culturales del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que en su informe de 2015 recomendó a los Estados la adopción de políticas públicas y de excepciones y limitaciones a los derechos de autor con el fin de atender derechos culturales. Creative Commons responde al régimen legal de las organizaciones sin ánimo de lucro en Estados Unidos y en esa medida actúa independiente de las posiciones políticas de grandes corporaciones de Internet, como Google o Microsoft, incluso si recibe financiación de ellos. Pero, adicionalmente, es importante reconocer que en torno a CC hay una comunidad internacional que piensa y desarrolla sus acciones en coordinación pero independientemente de la fundación estadounidense. En concreto el capítulo de Creative Commons Uruguay no recibe financiamiento ni directivas de ninguna empresa para trabajar en favor de la reforma de la ley de derecho de autor. Por lo tanto, afirmar que está viciado para discutir localmente estos temas por nexos con Google no es preciso ni serio.

Por todo lo anterior, nos sumamos a decir que tenemos la convicción de que la Cámara de Senadores de Uruguay aprobó un proyecto de ley garantista, justo para todos y adecuado a los tiempos que corren. Esperamos una pronta aprobación de la ley en la Cámara de Representantes.

 

Firmantes

Creative Commons Colombia

Fundación Karisma

Creative Commons Argentina

HackLab Cochabamba

mARTadero

Creative Commons Paraguay

ONG TEDIC

Creative Commons Uruguay

Creative Commons Chile

Derechos Digitales

Central Dogma

Fosslawyers

Ártica – Centro Cultural Online

Creative Commons Guatemala

Creative Commons El Salvador

Fundación AccesArte, El Salvador